Hoy en día no es extraño ver máquinas expendedoras de libro viviendo entre nosotros en estaciones de trenes, centros comerciales, aeropuertos o en el metro.

Ahora sin embargo hay unas nuevas máquinas, aparecieron por primera vez en la estación de tren de Grenoble,  sin grandes marcas ni anuncios impresos de forma llamativa, y que no expenden libros sino cuentos, tiras de comic y relatos cortos. Todo impreso en un  folio y con tres categorías principales 1, 3 y 5, los minutos que tardas en leer tu elección tras pulsar el botón. Y todo esto completamente gratis.

Cultura y ocio al alcance de todos de una forma rápida y especialmente preparada para lugares de tránsito como estaciones, hospitales o incluso en supermercados, ya que solo hace falta un pequeño espacio y ganas de compartir esta iniciativa. Todo esto además promocionando a los autores y sus relatos cortos,  dándoles una oportunidad aunque sean los perfectos desconocidos, ya que la Editorial Short Édition publica los textos que lleguen a su web tras previo paso por un comité editorial para su aprobación que está compuesto por los propios lectores. Ahora mismo estamos hablando de más de 5.000 autores y más de 250.000 relatos de todos los géneros, asique la oferta es casi ilimitada.

La iniciativa ha tenido tanto éxito que rápidamente se ha extendido por Francia y otros países europeos y EEUU quieren adoptarla e incentivarla. Una gran noticia para el mundo de la literatura, el mundo editorial y para el alma y corazón de los lectores clásicos, ya que todos estos grupos comparten muchos obstáculos que tienen que superar para poder subsistir  en el mundo digital en el que vivimos.

 

Guardar

Guardar